Los trastornos alimentarios afectan mayoritariamente a  mujeres, especialmente las adolescentes. Sin embargo cada vez son más conocidos los casos de chicos en edad adolescente o jóvenes, que caen presa de  este problema más característico de la sociedad de consumo.

Si tenemos que pensar en  cual es la causa de estos problemas no podemos ignorar que uno de los factores determinantes son los cánones de belleza  aunque no son los únicos ni tampoco los más relevantes. Vivimos en una sociedad obsesionada con la perfección estética,  y por el “siempre puedo estar  mejor” las modelos, actrices y en general los personajes públicos suelen representar ese modelo de delgadez, éxito y perfección que tanto abundan en los medios y anuncios publicitarios convirtiéndose  en el espejo en el que muchas personas se miran.

Pero no todos y todas desarrollan  un Trastorno de la Conducta Alimentaria y el motivo de ello es que la base de estos problemas está siempre en aspectos personales  y psicológicos. Cuando una persona no posee los recursos para afrontar las dificultades del día a día suele recurrir a elementos externos para calmarse, para sentirse mejor y para tener la sensación de control de sus vidas. Uno de esos recursos es la comida, las dietas, el control del peso y el deseo constante de conseguir la perfección corporal.

Adecuar la apariencia a la estética del momento no es algo necesariamente malo; pero lo es cuando dicha estética exige en la práctica esfuerzos que resultan nocivos para la salud y cuando esto se vuelve una herramienta para conseguir la falsa sensación  de control para la vida de una persona.

Los principales Trastornos Alimentarios son:

  • Anorexia

La persona que padece anorexia, tiene una imagen distorsionada de su cuerpo, con miedo al aumento de peso y rechazo de su cuerpo, sin ser consciente de las graves consecuencias que conllevan este trastorno, que aparece en edades cada vez más tempranas, en mujeres y hombres.

  • Bulimia

Caracterizada por la ingesta incontrolada de gran cantidad de alimento en poco tiempo, compensando los efectos del atracón mediante vómitos autoinducidos, toma de laxantes o diuréticos, aumento de la actividad física, por la sensación de culpa intensa de esta conducta.

  • Trastorno por Atracón o Hiperfagia

Se caracteriza principalmente por la pérdida de control en la ingesta de alimentos y  por ingerir grandes cantidades de comida al día en forma de atracón o en forma de picoteo constante. La persona suele manifestar deseo de parar pero no puede ejercer control sobre su conducta de comer. Existe una alteración en la percepción  de las sensaciones de hambre. No existen conductas purgativas como el vómito ni tampoco compensatorias como el deporte o la actividad física. La persona suele realizar ingestas con el objetivo de poder calmar el malestar emocional. Las consecuencias de estas conductas  son la Obesidad y el  Sobrepeso. Suele darse a partir de la adolescencia y suele coincidir con la dificultad de las personas para poder seguir o mantener los efectos de una dieta.

 

Posiblemente no tengas la capacidad de detectar que estás a punto de padecer alguna de estas enfermedades, sin embargo si notas que controlas en exceso lo que comes, o te sientes enormemente culpable por haber comido, esto puede indicar los inicios de un trastorno alimenticio importante que no deberías obviar.

Así mismo, si observas ausencias prolongadas tras las comidas en alguien cercano a ti, unidas a una anormal pérdida o aumento de peso y a un aumento de la irritabilidad emocional  pueden ser indicadores de un posible Trastorno de la Conducta Alimentaria.

La psicoterapia unida al tratamiento médico y el control nutricional suelen ser las herramientas adecuadas para realizar un abordaje completo de este tipo de problemática. Pide ayuda.

.

It's only fair to share...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Trastornos Alimentarios. Causas y origen.

2 thoughts on “Trastornos Alimentarios. Causas y origen.

  • 31 marzo, 2019 a las 8:59 pm
    Enlace permanente

    Buenas noches, va hacer 5 semanas que mi hijo tuvo un episodio de atragantamiento con un trozo de calamar, desde ese dia es incapaz de comer nada solido no tengo manera de que lo haga estoy desesperada, necesito ayuda.

    Responder
    • 1 abril, 2019 a las 12:39 pm
      Enlace permanente

      Buenas tardes Inma

      Por lo que cuenta parece un cuadro de sintomatología de miedo y fobia al atragantamiento. Suele ser común en algunos niños cuando les ocurre esto. Es importante dejar pasar un tiempo prudencial porque en muchas ocasiones remite sola, pero han pasado 5 semanas y quizás es momento de que se le puedan valorar y ayudar a generar de nuevo una relación sin miedo con la comida. Existen técnicas como EMDR y el trabajo con las emociones y la conducta que le van a poder ayudar este aspecto.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *